EN EL DÍA DEL MEDIO AMBIENTE, LEGADO CHILE SE UNE A INICIATIVA INTERNACIONAL DE RESTAURACIÓN DE HUMEDALES

 

 

La conservación del medio ambiente y la protección de los humedales se ha transformado en una causa a nivel mundial. Distintos países han ido adoptando políticas públicas y reformas para proteger estos espacios tan importantes para la biodiversidad del planeta y la vida de todos los seres vivos. Hoy, en el día del Medio Ambiente, las Naciones Unidas han realizado el lanzamiento oficial a la Década de la Restauración Ecológica,  Conmemorando las metas y compromisos que los países, incluyendo Chile, asumieron para recuperar ecosistemas silvestres.  Bajo este mismo contexto, “The Crowther Lab” de La Escuela Politécnica Federal de Zúrich lanzó la plataforma “Restor.eco” que reúne a iniciativas de todo el mundo, creando la red de restauración de ecosistemas más grande del mundo. Fundación Legado Chile, dedicada a la conservación de la biodiversidad en la Región de Los Lagos es una de estas iniciativas, teniendo una destacada experiencia en la restauración ecológica de humedales urbanos de la ciudad de Llanquihue. 

 

Desde 1962, Llanquihue ha perdido 47,5% de sus espacios naturales, ecosistemas esenciales para  la calidad de vida de las personas y el funcionamiento de las ciudades. Para contrarrestar este proceso, Legado Chile realizó el Primer Plan de  ”Restauración de Humedales Urbanos” que busca la recuperación de estos ecosistemas a través de la participación y sensibilización de la comunidad; la limpieza y el reciclaje; y la plantación de flora nativa. Este año, comenzó a trabajar en uno de los humedales más importantes de la región: El río Maullín. 

 

“En la ciudad de Llanquihue es posible ver garzas cuca, coipos, nucos, siete colores, e incluso especies amenazadas como la rana chilena y la pocha. Esto ocurre ya que existen más de 15 humedales, incluyendo, el lago, el río maullín, lagunas, vegas, bosques pantanosos y quebradas”, dice Inao Vásquez, Encargado de Conservación de Fundación Legado Chile, y continúa: Niveles tan altos en biodiversidad son inusuales en sectores urbanos, y es por esto que Llanquihue representa una gran oportunidad para demostrar que es posible que las ciudades cohabiten de forma armónica con la naturaleza.

Hoy más que nunca surge la necesidad de visibilizar la urgencia de la protección de este ecosistema, es por eso que la Fundación se unió a la red de la plataforma “Restore” que tiene como objetivo potenciar la próxima década como una época de restauración y soluciones a la conservación mediante el hashtag #GeneraciónRestauración, de esta manera poner en valor y apoyar de distintas formas estas iniciativas. 

Este año Legado Chile trabajará por un nuevo objeto de conservación: el nacimiento del río Maullín, que corresponde al origen del Santuario de la Naturaleza Río Maullín, un sitio crítico de unión entre dos ecosistemas: el Lago Llanquihue y el río. Aquí, la vegetación ribereña originaria ha sido casi completamente removida, existen vastos rellenos de escombros y proliferan los microbasurales. Pese a ser un humedal urbano con una localización central en la ciudad, se encuentra en un estado de deterioro y abandono. A la par, la ciudad tiene una baja disponibilidad de áreas verdes para sus 14.000 habitantes. En dicho contexto, Legado Chile ha iniciado un proceso de restauración ecológica comunitaria de largo plazo, el cual requiere contar con la participación activa de la comunidad local y convocar a actores públicos y privados en la recuperación y puesta en valor del nacimiento del río Maullín. Se pretende desarrollar un programa permanente de limpiezas y plantaciones para recuperar la naturaleza en estos humedales. 

Actualmente el proyecto se encuentra en la fase de investigación en conjunto con la Universidad Austral, analizando la calidad de agua, suelos y especies de flora y fauna, donde podemos encontrar un buen estado general de conservación y gran porcentaje de especies nativas de mamíferos y aves, sin embargo existe un 60% de especies de flora exótica y especies de aves típicas de estos ecosistemas que se encuentran ausentes en el río Maullín. 

Procesos anteriores de restauración en la zona:

Durante el año 2020 Legado Chile trabajó en la restauración de humedales urbanos bajo un difícil contexto de pandemia, que requirió mucha adaptación. El trabajo se inició en dos humedales interiores de la ciudad de Llanquihue, el humedal Baquedano y el humedal Los Helechos. Una de las primeras acciones necesarias son las limpiezas. A la fecha hemos retirado más de 200 toneladas de basura y escombros de estos dos humedales. También se realizaron enmiendas de suelo, incorporando más de 900 metros cúbicos de suelo de buena calidad en las zonas de borde de los ecosistemas, creando barreras de protección o buffer. Pero, una de nuestras principales acciones ha sido la reintroducción de flora nativas. Nos gustaría que los humedales de Llanquihue recuperen la rica biodiversidad del sur de Chile. A la fecha ya hemos plantado más de 800 plantas, incluyendo árboles, arbustos, helechos y herbáceas, reintroduciendo más de 75 especies de flora nativa, destacando especies en peligro de extinción como el alerce, y otras típicas de los bosques siempreverdes del sur de chile, como arrayán, ulmo, avellano; centrado la estrategia en restaurar los bordes de los humedales, y de este modo recuperar la vegetación buffer de estos ecosistemas.