La crisis sanitaria responde a una crisis aún mayor:

La pérdida de la biodiversidad y nuestra relación con la naturaleza

Hoy estamos viviendo una de las pandemias más grandes en la historia de la humanidad, y la conservación de la biodiversidad puede darnos muchas respuestas para entender su origen y anticipar sus consecuencias a futuro. 

La modernidad, el desarrollo tecnológico y la globalización nos ha dejado extremadamente expuestos a las consecuencias de nuestras propias acciones. La manera en que nos relacionamos actualmente con la naturaleza nos vuelve más vulnerables a enfermedades: el 60% de las enfermedades emergentes son producto de las zoonosis, enfermedades transmitidas de los animales a los seres humanos, y de estas el 70% provienen de animales silvestres.

Algunos ejemplos de enfermedades contagiadas por zoonosis de los últimos tiempos son el Sida, la influenza, el ébola, dengue, gripe aviar, hanta, rabia, fiebre amarilla, zika y por último el Covid-19.

Los cambios en el uso de suelo por la deforestación, minería, agricultura, construcción de carreteras, la rápida urbanización y el crecimiento de la población, están acercando a los seres humanos a especies animales con las que nunca antes había estado en contacto, liberando así distintos virus desde sus anfitriones naturales.

Algunos Datos del IPBES que demuestran el impacto del ser humano en la naturaleza:

  • Desde 1960 hemos triplicado nuestra huella ecológica
  • Hemos perdido entre un 10 a 25% de nuestros bosques naturales
  • Desde 1900 hemos perdido un 20% de poblaciones de especies silvestres 
  • Más de 1 millón de especies en peligro de extinción, de un total de 8 millones de animales.
  • Las áreas urbanas se han duplicado desde 1990
  • Más de un 75% de la superficie terrestre y un 66% de las zonas marinas muestran impactos significativos del ser humano.

Conductas de riesgo en el consumo de fauna, tales como el aumento de mantención de animales en cautiverio y el tráfico de vida silvestre, sumado a la interrupción y reducción de ecosistemas han provocado que distintas especies habiten con mayor densidad y proliferen enfermedades entre ellas.

La Pandemia global del coronavirus ha reafirmado la necesidad de transformar la manera en que habitamos en el mundo, y siguiendo esa dirección, tenemos una solución única a la mano: La conservación de especies y ecosistemas nos ayudará a reducir el surgimiento de estas enfermedades a futuro. Por lo tanto, la manera en que producimos alimentos, en que nos transportamos, en que tratamos nuestros bosques, océanos y suelos definirá, en gran parte, la salud futura de nuestra sociedad. (Jinfeng Zhou, secretary general of the China Biodiversity Conservation and Green Development Foundation)

Especialmente hoy, en Fundación Legado Chile reafirmamos nuestro compromiso: impulsar la conservación del patrimonio natural y el desarrollo sostenible de nuestro país. 

Lideramos iniciativas que generan cambios de conducta permanente en las  personas, contribuyendo a un país donde la naturaleza y sociedad prosperen de manera integrada, pudiendo todos comprender, valorar y sustentarnos en ella.

Agradecemos a todas las organizaciones públicas y privadas y a las personas que día a día nos ayudan en este gran desafío colectivo. Hoy más que nunca, necesitamos tu apoyo y el de todos para seguir trabajando por la conservación de la biodiversidad.