¡El Bosque Hundido es uno de los ecosistemas más productivos del mundo y está siendo profundamente amenazado!

TE NECESITAMOS PARA PROTEGERLO

Revisa los premios aquí

PROYECTOS EN LOS QUE ESTAMOS TRABAJANDO

Tu aporte irá directamente al apoyo de estos programas de conservación que incluyen limpiezas, monitoreos ecológicos, reforestaciones, talleres de educación ambiental con la comunidad, campañas de sensibilización y diseño de infraestructura verde para el río Maullín.

Plan de restauraciones
Río Maullín

Limpiezas, monitoreos, reforestaciones comunitarias

Parque Fluvial 
Río Maullín

Infraestructura verde en torno al río

INVESTIGACIÓN
BOSQUE PANTANOSO

Investigación sobre especies presentes en el bosque como la Pitra y el Temu, especies nativas del ecosistema, el Huillín y su conservación.

El bosque hundido es uno de los pocos humedales endémicos del país, también es llamado pitranto, bosque pantanoso o hualve. Aunque este último término mapuche también es usado para referirse de forma genérica a áreas pantanosas, incluyendo vegas cultivadas.

Los bosques hundidos son ecosistemas extraordinarios, básicamente son bosques-humedal, combinando especies y características de dos ecosistemas en uno. Las especies de árboles que forman estos humedales evolucionaron para adaptarse a condiciones de anegamiento, en las que una mayoría de otras especies de árboles se ahogan, literalmente.

Existe una amplia diversidad de bosques hundidos en el mundo; existen tropicales, de coníferas, incluyendo un convergente ecológico en agua salada: los manglares. Los bosques hundidos chilenos son dominados por los árboles nativos pitra y temu. Constituyen el hábitat principal del huillín, sirven como sitios de nidificación de peces e invertebrados, y son importantes corredores biológicos en el valle central.

El bosque hundido chileno se distribuye en planicies inundadas y a orillas de cursos de agua en la depresión intermedia. Debido a que esta área concentra casi todas las tierras productivas y centros poblados del país, estos humedales han sido históricamente talados y drenados, y aún hoy están sujetos a una fuerte amenaza.

Lamentablemente, los bosques hundidos chilenos han recibido muy poca atención, su conocimiento es escaso, y no se encuentran adecuadamente representados en las áreas protegidas del país. Dentro de la ciudad de Llanquihue, existían amplias extensiones de bosque hundido que fueron talados. En la actualidad quedan algunos remanentes de renoval bosque hundido y bosques degradados en forma de vegas. No obstante, una de las mayores extensiones de bosque hundido chileno se encuentra en el río Maullín, un río único, cuyo cauce conserva probablemente la mayor extensión de bosque hundido continuo de Chile.